Aprendizaje, lectura y autonomía

La lectura es la principal herramienta del aprendizaje reglado y formal. Si logramos, de forma autónoma, comprender los textos con los contenidos de las diferentes materias, se nos abrirá un horizonte de aprendizaje sin límites.

Un día los alumnos censuraron a su profesor:

-Nos cuentas historias y nos das lecciones, pero no nos dices cómo entenderlas.

-¿Qué diríais vosotros, respondió el profesor, si alguien que viene a venderos fruta, después de enseñarla, se la comiera, dejándoos sólo la cáscara?

Proverbio chino

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Cómo enfocar las lecturas del área de ciencias sociales (I)

Las ciencias sociales son aquellas disciplinas que se ocupan del estudio de los comportamientos humanos en diversas facetas y sobre la evolución de las sociedades humanas. Nosotros nos vamos a referir a aquellas que comúnmente forman parte del currículo de la educación secundaria, es decir, a la Geografía y a la Historia.
A nuestro modo de ver ambas disciplinas se han abordado, tradicionalmente, en la escuela primaria y secundaria de forma errónea.
Respecto de la Geografía, casi siempre se ha abordado desde el libro de texto, casi exclusivamente. Los problemas sociales, políticos y la percepción de la realidad del medio se han soslayado, estructurándose su estudio en torno a unos temas clásicos desconectados de una concepción problematizadora de la realidad.
Respecto de la historia, el abordaje tradicional de la disciplina fue aprender memorísticamente una serie de nombres y fechas, tarea para la que no se necesitaba un perfil cognitivo alto como para las matemáticas. Se olvidó totalmente que la historia la hacen los hombres y las sociedades. Otro error grave fue considerar la historia como un compendio de capítulos de una novela, no se entendió el hecho histórico como una secuencia de causas, desarrollo y consecuencias. A esto hay que añadir que durante una determinada época sólo se ha estudiado la historia oficial, con su óptica sesgada e incompleta.